I'm through accepting limits 'cause someone else says they're so
Some things I cannot change But till I try, I'll never know!

And if I'm flying solo at least I'm flying free
To those who'd ground me take a message back from me
Tell them how I am Defying gravity
I'm flying high Defying gravity
And soon I'll match them in renown

domingo, 15 de enero de 2012

"Buenos días, princesa."

Es lo que toda chica desea que le digan al despertar. Pero no basta cualquier persona, no, tiene que ser él.

Toda chica desea ser despertada con un beso, con una sonrisa y unos ojos cargados de amor, de dulzura.

Dormir abrazada a esa persona tan especial para ella, que le hace soñar todas las noches e incluso durante el día, para que después sea él a quien vea nada más despertar, para que el sueño se prolongue tanto como sea posible. El despertar de un día perfecto.

Que antes de ir a dormir te diga: "Sueña conmigo". Descuida, lo hago todas las noches. Vivo pensando en tí y cuando duermo, no eres menos, sigues en mi mente. Y cuando despierto, eres lo primero en lo que pienso y ya no te marchas. También eres lo último en lo que pienso antes de dormir.
Es un círculo vicioso, pero pase lo que pase, ahí estás tú, en mi mente.

Y todas las noches me pregunto si dormirás o estarás despierto. Me pregunto si te pasará como a mí y siento tentación de mandarte un mensaje, mensajes hasta reventar, te haría señales de humo si hiciera falta, lanzaría bengalas para que me vieras, para hacerme de notar, para que pienses en mí.
¿Es que piensas en mí? Es posible, pero solo sé con certeza que de mi mente no sales ni un instante.
Últimamente eres el rey de mis pensamientos, de mis palabras. Estás presente en todo lo que escribo, tanto aquí como en mi música. Anoche a las tres de la mañana acabé la canción, sí, tu canción. Esa cuyas primeras notas se me ocurrieron mientras pensaba en tí, esa en la que cada vez que plasmaba una nota en la partitura, el que estaba en mi mente eras tú, esa misma.
Y la he tocado sin parar durante estos dos días, pero ya no soy capaz de cambiarle nada más por el momento.
Estás presente cada momento del día, cada segundo, haga lo que haga y me pregunto si lo estaré yo también para tí.
¿Soy muy enamoradiza? Quizás. ¿Lo vivo todo con demasiada fuerza? Quizás.
Es lo que tiene ser, en el fondo, una romántica. Me guste o no, vivo el amor con muchísima fuerza, pero también el dolor. Por ahora, siento que no quepo en mí. ¿Me quieres? Eso parece, y me hace tan feliz..

Y una noche más, eres el protagonista. Y una noche más, serás lo último en lo que piense antes de dormir, y lo primero nada más despertarme, para no desaparecer jamás.

2 comentarios:

  1. nunca me ha gustado la palabra "PRINCESA" =/

    ResponderEliminar
  2. Lindo blog! Gracias por comentar en el mío, te sigo un besito!

    ResponderEliminar